Holyrood y los templarios escoceses

Tumbas-de-caballeros-templarios-en-cuadro-de-Alessandro-SanquiricoEl rey escocés David I otorga en 1128 a Hugues de Payens, primer gran maestre del Temple, unjos territorios para fundar la encomienda de Ballantradoch que sería la preceptoría princial en Escocia. Hugues de Payens, al parecer, estaba casado con Catalina St. Clair (pariente probable de los St. Clair de Roslin-Rosslyn). En la madrugada del viernes 13 de octubre de 1307 los soldados de Felipe el Hermoso arrestan a varios centenares de templarios en Francia, y el golpe de gracia final será la bula papal de Clemente V, Vox in excelso, aboliendo la Orden de los Templarios en 1312.

El 6 de octubre de 1309 el rey Edward ordena a sus oficiales arrestar a todos los templarios escoceses que se hallasen en libertad y mantenerlos a buen recaudo, pero sólo arrestan a dos. El 15 o 19 de diciembre de 1309 el obispo de Saint Andrews, William Lamberto, y John de Selerius, legado papal, presiden en la abadía de Holyrood el tribunal eclesiástico en el juicio a dos caballeros arrestados (Walter de Clifton que es el preceptor en Escocia y William de Middleton) y a otro que se presentó voluntariamente, Thomas Tocci. Este territorio está bajo el control inglés en tales momentos, pero es una época en la que Robert Bruce y sus seguidores escoceses están combatiendo contra las tropas inglesas en las Tierras Altas, por lo que investigadores diversos consideran que la mayoría de los templarios estaban ayudando a Robert Bruces (decisivos fueron los templarios, según algunos investigadores, en la victoriosa batalla independentista de Bannockburn el 24 de junio de 1314).

Portada de Holyrrod y fachada oeste

Portada de Holyrrod y fachada oeste

En el citado juicio de Holyrood, son llamados a testificar en este juicio 50 personas, entre ellas sir Henry de St. Clair (testigo nº 26), barón de Roslin (Rosslyn) y su hijo William (testigo 36), y sus declaraciones no fueron positivas acerca del Temple. Según las investigaciones de Mark Oxbrow señala que estos dos Sinclair supusieron que algo malo debía haber en la Orden del Temple puesto que “si los templarios hubieran sido fieles cristianos de ninguna manera habrían perdido la Tierra Santa”.  Ahora bien, el veredicto fue favorable al no poderse demostrar las acusaciones de herejía y mala conducta por lo que fueron liberados los tres templarios citados. Y en 1312 el rey Edward confina a los templarios que controla en casas cistercienses.

Arco normando de Holyrood

Arco normando de Holyrood

Anuncios

Holyrood y San Juan de Duero en Soria con sus arcos entrecruzados de epiciclos planetarios

Como el dicho que se atribuye a Bertrand Düguesclin, caballero francés que fue señor de varias villas sorianas y primer duque de Soria además de presunto maestre de la clandestina Orden del Temple tras su defenestración papal del 22 de marzo de 1312, “ni pongo ni quito rey, pero ayudo a mi señor” que, en mi caso es la sorianidad. Así que, aunque bien sé que los arcos entrecruzados abundan en el arte románico, en el islámico y en el mudéjar.., aprovecho la circunstancia de mi viaje de julio pasado por la Escocia Mágica para enlazar Holyrood con el claustro soriano de San Juan de Duero (convento de los Hospitalarios de San Juan, y claustro posiblemente concluido en el primer tercio del siglo XIII).

He aquí las arcadas entrelazadas, románicas, que subsisten en el muro norte de la nave de la abadía de Holyrood…

arcadas-entrecruzadas-de-Holyrood Sigue leyendo

El reloj de sol del Palacio Holyrood de Edimburgo, según Fulcanelli

  El reloj de sol del Palacio Holyrood de Edimburgo – Fulcanelli

(Texto seleccionado de este capítulo en su libro LAS MORADAS FILOSOFALES)

Postal-antigua-de-icosaedro-de-Holyrood

El icosaedro gnomónico de Edimburgo es, pues, aparte su destino efectivo, una traducción escondida de la Obra gnóstica o Gran Obra de los filósofos. Para nosotros. este pequeño monumento no tiene simple y únicamente por objeto indicar la hora diurna. sino también el recorrido del sol de los sabios en la obra filosofal. Y este recorrido está regulado por el icosaedro,. que es este cristal desconocido, la sal de Sapiencia, espíritu o fuego encarnado, el gnomo familiar y servicial, amigo de los buenos artistas, el cual asegura al hombre el acceso a la gnosis antigua. Sigue leyendo

Del Tyrannosaurus Rex del Museo Nacional de Escocia a los leones

Inmenso es el Museo Nacional de Escocia. En la sección de la fauna nos quedamos alelados, literalmente. Y recuerdo todavía la cara de asombro que ponían los niños cuando entraban por la gran sala y, de frente, se topaban ya con un gran osamenta del Tyrannosaurus Rex, y los cetáceos flotando en lo alto.

Tyrano-Rex-y-tiburon-en-Museo-Nacional-de-Escocia
He aquí una pequeñísima muestra de lo que vimos… Sigue leyendo

Entre Budas en el Museo de Escocia, en Edimburgo

Inmenso es el Museo Nacional de Escocia en Edimburgo. Días hay que estar para poder recorrerlo debidamente, pero sólo pude estar algo menos de una hora, así que poco puedo mostrar al respecto. Eso sí, quiero destacar estos Budas en mi primer post, sobre todo del gran Buda Amida.

Fotografía realizada por Diego Almazán de Pablo

Fotografía realizada por Diego Almazán de Pablo

Budas-en-Museo-Nacional-de-Edimburgo,-foto-Diego-Almazan

Buda Amida traído de Japón. Fotografía de Diego Almazán de Pablo

Mudra del Buda Amida en Museo de Esocia. Foto: Diego Almazán de Pablo

Dhyana Mudra del Buda Amida en Museo de Escocia. Foto: Diego Almazán de Pablo

Budas-en-Museo-Nacional-de-Edimburgo

Buda-y-lotos-en-Museo-Nacional-de-EdimburgoComencé a leer sobre budismo a los 16 años si mal no recuerdo, en el último trimestre de 1974. Y una estatuilla de Buda me ha acompañado desde mi época universitaria en Barcelona. Ante mí la tengo, en estos momentos, en el lateral izquierdo de la pantalla. Y un capítulo le dediqué a algunas enseñanzas del budismo en Y la vida sigue… (Duodécima estación: Las cuatro nobles verdades de Buda, páginas 95-101), que concluye así:

“Volveré a hablar sobre Buda más adelante. Ahora me quedo con esta copla: todo lo que existe es transitorio, impermanente; apegarse cualquier cosa transitoria, por parte del ego, provoca dukka [aflicción, sufrimiento], y para liberarse de dukka hay una Vía Media que conduce al desapego por des-egoificación de uno mismo. Ése es el mensaje de Buda para mí, que no es otro que el que he hallado en el Vedanta. No en vano, como dice Coomaraswamy, el budismo originario –que es el que particularmente me interesa- es una nueva forma doctrinal de expresión sobre la doctrina hindú del fin último del hombre: la Liberación por Identidad Suprema con Lo Absoluto al converger el agua del río de la des-individualización en el mar de la Unicidad, donde cada gota del mar no se puede diferenciar de ninguna otra gota”.