Entre Budas en el Museo de Escocia, en Edimburgo

Inmenso es el Museo Nacional de Escocia en Edimburgo. Días hay que estar para poder recorrerlo debidamente, pero sólo pude estar algo menos de una hora, así que poco puedo mostrar al respecto. Eso sí, quiero destacar estos Budas en mi primer post, sobre todo del gran Buda Amida.

Fotografía realizada por Diego Almazán de Pablo

Fotografía realizada por Diego Almazán de Pablo

Budas-en-Museo-Nacional-de-Edimburgo,-foto-Diego-Almazan

Buda Amida traído de Japón. Fotografía de Diego Almazán de Pablo

Mudra del Buda Amida en Museo de Esocia. Foto: Diego Almazán de Pablo

Dhyana Mudra del Buda Amida en Museo de Escocia. Foto: Diego Almazán de Pablo

Budas-en-Museo-Nacional-de-Edimburgo

Buda-y-lotos-en-Museo-Nacional-de-EdimburgoComencé a leer sobre budismo a los 16 años si mal no recuerdo, en el último trimestre de 1974. Y una estatuilla de Buda me ha acompañado desde mi época universitaria en Barcelona. Ante mí la tengo, en estos momentos, en el lateral izquierdo de la pantalla. Y un capítulo le dediqué a algunas enseñanzas del budismo en Y la vida sigue… (Duodécima estación: Las cuatro nobles verdades de Buda, páginas 95-101), que concluye así:

“Volveré a hablar sobre Buda más adelante. Ahora me quedo con esta copla: todo lo que existe es transitorio, impermanente; apegarse cualquier cosa transitoria, por parte del ego, provoca dukka [aflicción, sufrimiento], y para liberarse de dukka hay una Vía Media que conduce al desapego por des-egoificación de uno mismo. Ése es el mensaje de Buda para mí, que no es otro que el que he hallado en el Vedanta. No en vano, como dice Coomaraswamy, el budismo originario –que es el que particularmente me interesa- es una nueva forma doctrinal de expresión sobre la doctrina hindú del fin último del hombre: la Liberación por Identidad Suprema con Lo Absoluto al converger el agua del río de la des-individualización en el mar de la Unicidad, donde cada gota del mar no se puede diferenciar de ninguna otra gota”.

 

Anuncios

El cementerio protestante de Arrochar

Contemplo esta vieja estampa de Arrochar en la que se ve la parroquia y su cementerio anexo y rememoro la visita que hice con mi esposa e hija a este enclave tras regresar de nuestro pequeño tour hasta Oban.
Arrochar-y-su-iglesia-y-cementerioEl edificio actual de la iglesia de Arrochar se construyó en 1847 y se restauró ampliamente en 1998-1999 dado el grado de deterioro al que había llegado. ¡¡¡ Qué curiosa coincidencia, pues 1999 es el año en que nació mi hija…!!!

Hacia esta iglesia dirigimos nuestros pasos en una tarde soleada el pasado 25 de julio.

parque-y-torre-iglesia-de-Arrochar Sigue leyendo

Por las calles de Oban

Oban es una pequeña ciudad costera escocesa del fiordo de Lorn con 8.000 habitantes de la zona más septentrional de la región Argyll and Bute, cuyo topónico gaélico significa “Pequeña Bahía”.

Plano-de-Oban
Aparcamos el coche junto al supermercado Tesco, omnipresente en Escocia, y dirigimos nuestros pasos hacia el centro de  Oban. Entramos en una tienda de música en Argyl Squarre y tras salir miro el escaparate en el que hay dos Cd´s de música escocesa. Sigue leyendo

En Oban con Julio Verne y El Rayo Verde

Parece ser que Julio Verne estuvo al menos en tres ocasiones en Escocia. Su primer viaje, del que me he ocupado anteriormente en este blog, tuvo lugar en 1859. El segundo, en 1879, le lleva a Edimburgo y la costa inglesa. Así mismo, en el verano de 1880, a bordo de su yate Saint Michel III, recorre la costa de Inglaterra, Escocia, Irlanda y Noruega. Este viaje es el que rememora Verne ante el periodista Gordon Jones en 1904: «Sí, tuve una gira muy agradable en Escocia y entre otras excursiones visité un lugar conocido como Fingal’s Cave, en la isla de Staffa. Esta inmensa caverna, con sus sombras misteriosas, sus grandes cámaras oscuras y cubiertas de hierba y sus maravillosos pilares basálticos me produjeron tal impresión, al extremo de que ese fue el origen de mi libro “El rayo verde”.»

Oban-en-el-mapaEl itinerario marítimo de la joven Helena Campbell se inicia en el estuario del Clyde desde Glasgow, a donde llega con sus tíos desde Helensburg, y tal recorrido seguirá en gran medida el efectuado anteriormente por la reina Victoria en 1847 cuando visitó la franja oriental de las Tierras Altas, y que se había convertido en una ruta turística. Y Oban junto a las islas de Mull, Iona y Staffa serán los enclaves fundamentales de esta novela de amor, atípica en Verne, titulada “El Rayo verde”, que fue publicándose por entregas en el periódico Le Temps desde el 17 de mayo al 23 de junio (víspera de San Juan) de 1882. Como libro fue publicado en octubre de ese año con ilustraciones de Léon Benett. El texto, al parecer, fue escrito en 1881. Sigue leyendo

Gaviotas de Oban

Sólo hay una gaviota arquetípica en mi vida:Juan Salvador Gaviota, Jonathan Livingston Seagull... Y busco su halo en cada gaviota que veo… Pero ella sólo se encuentra realmente en el alma, dentro, muy dentro de cada uno… Mas no puedo por menos que emocionarme cuando las veo, incluso en un lugar tan alejado de mi tierra como es Oban, puerto escocés al que James Scott nos llevó en una jornada soleada que añoro hoy, varios meses después.  Y allí, en Oban, mis ojos captaron estos momentos mágicos que la cámara fotográfica convirtió en imágenes digitales testimoniales el 25 de julio de este año.

Gaviotas-en-Oban-1 Sigue leyendo